Share
Rate this post

Principios de medicina y enfermería

El curso de enfermería ha sido reconocido a lo largo de los años la enfermería desde sus orígenes era considerada como una ocupación basada en la experiencia práctica y el conocimiento común, y no contemplaba el conocimiento científico de la profesión; éste nace con la primera teoría de enfermería. También las enfermeras centraban su atención a la adquisición de conocimientos técnicos que habían sido delegados.

La evolución de la enfermería dentro de la sociedad ha ido experimentando una actitud fundamental, el cuidado y que ha dado origen a lo que hoy se conoce como una disciplina, cuyo objeto de interés y estudio con los cuidados de enfermería.

La enfermería a lo largo del tiempo se ha desarrollado como ciencia y como profesión, pero todo cambio; y aún más toda consolidación de ir respaldada por una teoría (que le da sentido y metodología) y por eso una práctica que la hace útil y funcional.

La evolución de la enfermería

La enfermería modifica su modo de atender las necesidades de nuestra sociedad cambiante a medida que se produce la evolución. Enfermería se redefine continuamente, adaptándose a las exigencias de nuestro mundo cambiante.

Los cuidados de enfermería constituyen un hecho histórico, ya que son una constante que desde el principio de la humanidad, surgen un carácter propio e independiente.

La realidad histórica formada por todos los hechos y acontecimiento que han ocurrido a través de los siglos, es decir, todas las acciones que les han ocurrido a las personas.

Una de las mayores preocupaciones que afrontan los profesionales, gestores y usuarios de los sistemas de salud, es la humanización de los servicios de salud, tal y como lo plantean las diferentes normativas y documentos.

El sentido de humanismo

Cuando se habla de humanizar la atención en salud, se hace referencia, en principio, a todas aquellas acciones que hacen más humano al hombre; por ello, es necesario conocer el concepto de humanización que tienen los diferentes agentes que participan en el proceso de asistencia en salud: profesionales, pacientes y familias. Del concepto que cada profesional de la salud tenga acerca de qué y quién es el hombre, depende la manera como se conduzca al brindar la atención.

En cuanto a los procesos de humanización hay que partir de quiénes son los trabajadores del área de la salud: médicos, enfermeras, terapistas, nutricionistas, bacteriólogos, entre otros. A ellos es importante recordarles que están llamados a poner todo su conocimiento al servicio de los demás, sin diferencia del nivel en que se encuentren, poniendo en primer lugar la sensibilidad y la ética en el acto del cuidado resaltando la dignidad humana y ofreciendo una óptima atención, comunicación e información a los usuarios, los pacientes, sus familias y otros profesionales involucrados en el sistema de salud.

El respeto a la vida, a la dignidad de los seres humanos y a sus derechos, sin distinción de edad, credo, sexo, raza, nacionalidad, lengua, cultura, condición socioeconómica e ideología política, son principios y valores fundamentales que orientan el ejercicio de la enfermería y que pueden ser aplicados al ejercicio de todos los profesionales de la salud, para hacer que éste sea humano. Se da a partir de la comunicación y relación interpersonal humanizada entre el profesional de la salud y el ser humano, sujeto de cuidado, la familia o grupo social, en las distintas etapas de la vida, situación de salud y del entorno.

CONCLUSIONES

La atención implica un juicio de valor y un proceso dinámico y participativo para identificar y dar prioridad a las necesidades y decidir la intervención médica, el plan de cuidado de enfermería y o de otros profesionales de la salud, con el propósito de promover la vida, prevenir la enfermedad, intervenir en el tratamiento, en la rehabilitación y dar cuidado paliativo con el fin de desarrollar, en lo posible, las potencialidades individuales y colectivas.

Para muchos la salud es hoy la principal preocupación de hombres y mujeres. La aplicación de nuevas tecnologías en las diferentes áreas del mundo de la salud, han contribuido a mejorar las condiciones de usuarios y pacientes. Sin embargo ninguna máquina puede suprimir el efecto curador y o terapéutico de una mirada, de la palabra adecuada o del silencio oportuno. La presencia humana es insustituible en los procesos de enfermedad, dolor o muerte.

 

Bibliografía

– Guías Enfermería Básica.

EN ELAESI CONTAMOS CON EL CURSO DE ENFERMERÍA, VEN Y  CONVENCETE QUE SOMOS LA MEJOR OPCIÓN CON MÁS DE 15 AÑOS DE EXPERIENCIA.

CONTACTANOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *