Share

¿Qué es el drenaje linfático?

El drenaje linfático corporal es un masaje especial enfocado en favorecer el sistema linfático capaz de fortalecer al cuerpo humano para prevenir enfermedades y mejorar el aspecto estético.

Esta técnica está englobada dentro de la masoterapia y a su vez ésta en el campo de la fisioterapia. Consiste en una serie de maniobras suaves, lentas y progresivas, con el fin de ayudar a movilizar los líquidos del cuerpo y eliminar así sustancias desechables acumuladas en el líquido intersticial.

 

El sistema linfático y su deterioro

El sistema linfático está conformado por un cúmulo de capilares o canales muy finos extendidos en todo el cuerpo. Está sincronizado con el sistema circulatorio. Logra que los líquidos, proteínas y complejos moleculares atrapados en los tejidos puedan eliminarse por otra vía. Al circular, el líquido linfático arrastra estas sustancias atrapadas y limpia así los tejidos.

Los vasos linfáticos se encuentran en gran parte del cuerpo humano. Sus capilares se agrupan para formar vasos grandes que vierten la linfa al torrente sanguíneo venoso. La linfa recorre un camino que comprende desde los órganos del cuerpo hasta el corazón. Su movilidad ocurre gracias a un sistema de válvulas las cuales impiden que retroceda.

El sistema linfático también se encarga de construir anticuerpos o inmunoglobulinas para el sistema inmunológico. Los ganglios linfáticos actúan como filtros o trampas para detectar partículas dañinas.

Sin embargo, cuando un ganglio linfático se inflama nos indica algún problema, ya sea una infección de garganta, amigdalitis o faringitis. Nuestro sistema inmunitario produce un aumento del tamaño de los ganglios linfáticos. Esta inflamación de la garganta garganta puede aparecer en un lado o en ambos.

 

Los efectos terapéuticos y estéticos

El drenaje linfático es una buena opción para tratar la piel, ya que es benéfica para la circulación de la sangre y evita la formación de bolsas y arrugas. El drenaje acelera la curación de los tejidos, reabsorbe los edemas, desinflama y alivia el dolor, sobre todo en cirugías con fines estéticos.

Luego de un drenaje, las cicatrices se tornan más blandas y pequeñas. También es efectivo en el tratamiento de queloides.

El drenaje linfático tiene como absorbe edemas al acelerar la reabsorción de líquidos y de las macromoléculas sobrantes en el intersticio  y estimulando las contracciones que permiten a un órgano hueco desplazar su contenido hacia los vasos linfáticos.

El drenaje linfático también ayuda a aliviar los dolores de cabeza, problemas menstruales, menopausia, reducir los problemas de acné, ciertas enfermedades cutáneas y alergias.

Sus aplicaciones terapéuticas son muy amplias. El drenaje asocia la terapéutica, estética y bienestar. Alivia las contracciones musculares causadas por dolores, estrés, fatiga física, emocional o nerviosa. Disminuye los dolores en personas que sufren de gota, artritis, artrosis o reumatismo así como dolores articulares.

El drenaje linfático aporta un gran alivio y relajación, paz interior, sensación de ligereza y de calma e incluso aporta energía.

 

Contraindicaciones

Evitar el uso del drenaje linfático en los siguientes casos:

  • En edemas debidos a una insuficiencia renal o cardiaca
  • Reacciones alérgicas en estado agudo
  • En hipertiroidismo e hipotiroidismo
  • No trabajar sobre la herida o lesión
  • Infecciones
  • Crisis asmática
  • Cáncer

Te invitamos el próximo 17 de Agosto de 2017, asistir a nuestro seminario “Drenaje linfático corporal” que será impartido por la Lic. Sandibel Solís.

No olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube.

Síguenos en Facebook y en Twitter.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *