Los Agentes Físicos son todos los recursos con los que cuenta un terapeuta para ayudar a la sanación de un malestar o problema, pero, ¿qué tanto conocemos sobre ellos?

Con el paso del tiempo y gracias a la tecnología, los fisioterapeutas han encontrado los mejores métodos y tratamientos.

Ya sea en forma de energía o en material, se busca una recuperación veloz del paciente.

Podemos encontrar Agentes Físicos en las siguientes formas:

  • Calor: Se utilizan toallas calientes o compresas de semilla/eléctricas.
  • Frío: Hielo, alberca con temperatura baja, etc.
  • Agua: Se puede utilizar la misma alberca pero a temperatura ambiente o mayor a la temperatura del cuerpo.
  • Presión: Vendajes.
  • Sonido: Ultrasonido (de igual forma puede producir calor).
  • Radiación Electromagnética: Foco infrarojo, provoca calor seco.
  • Corrientes Eléctricas: Se pueden utilizar para fortalecer un músculo, para producir analgesia, o incluso para desinflamar.

Es importante destacar que cada uno de estos métodos traen consigo una valoración previa de la zona afectada.

El terapeuta evalúa la situación y/o gravedad de la lesión y emplea los Agentes Físicos que crea necesarios para tratar a esta misma. Una vez hecho este procedimiento, se pueden utilizar otras técnicas.

A pesar de que -en teoría- son métodos que parecieran sencillos, no pueden ser aplicados por cualquier persona. Se requiere de una gran preparación y conocimientos amplios en el tema para poder aplicarlos.

Te invitamos a que conozcas nuestros diplomados en Ciencias Quirofísicas y Rehabilitación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *