Share
Rate this post
La fitoterapia es una rama de la medicina que se encarga de estudiar los extractos de las plantas medicinales. Desde tiempos remotos, esta práctica era aplicada como único método de curación y prevención ante la ausencia tecnológica de la que el humano del siglo XXI puede gozar. Cada año, la gran farmacia naturista se ha ido componiendo de un sinfín de fitofármacos. Ha llegado a albergar hasta el día de hoy más de 25,000 plantas en todo el mundo.

Los fitofármacos

Tomando como base que un fitofármaco es un medicamento elaborado a base de plantas o extractos naturales, ¿es en realidad muy diferente un fitofármaco a un fármaco convencional? La respuesta es no. Casi todos los medicamentos usuales están elaborados de los mismos principios activos que encontramos en las plantas medicinales. La diferencia radica en que los medicamentos sintéticos contienen esos activos los cuales han sido creados en un laboratorio. Los medicamentos naturistas también contienen los mismos principios activos. No obstante, por antonomasia, coactúan con otras sustancias, potenciando su efecto. Se pueden conocer los efectos que producen las plantas medicinales y diagnosticar al paciente una vez que estudiamos la fitoterapia, pero también podemos conseguir la materia prima. Debemos tomar en cuenta algunos factores que maximizan la cantidad de principios activos que posee cada una de ellas.

El ciclo vegetativo

Primero revisaremos el ciclo vegetativo y su edad. Cuando una planta se muestra joven, va a estar compuesta en su mayoría por agua y pocos principios activos. Cuando la planta es vieja, su ciclo vegetativo adolece de una buena capacidad de retención de sustancias, por lo que tampoco es buen momento para recolectarla. El momento perfecto será cuando la planta se encuentre a punto de florecer, pues su desarrollo se mantiene en su apogeo, al igual que la conservación de activos. Para las plantas anuales, se recomienda recoger en el momento máximo de su desarrollo; para las plantas bienales en su segundo año de vida; y para las plantas perennes a partir del tercer año de vida.

 

Estaciones del año, un factor

La estación del año también representa un factor para conseguir una buena planta. Las flores deben ser obtenidas cuando se encuentran levemente abiertas, situación ocurrida en luna creciente o luna llena. Para las hojas será justo antes de la floración, en luna nueva o creciente. Para los tallos carnosos en primavera, antes de la floración y para los tallos leñosos en invierno, ambos en luna nueva o creciente. A las raíces debemos elegirlas en otoño, o bien, en primavera, antes de la floración, representadas por una luna nueva o menguante. Por último, las frutas y frutos secos nos favorecerán cuando estén maduros, pero el árbol aún no los expulse y esta acción estará simbolizada por la luna creciente.

Condiciones ambientales

Las condiciones ambientales propicias para la recolección son las siguientes:1.- Las propiedades serán mayormente aprovechadas si la planta y/o la raíz se encuentra seca, por lo que debemos elegir como fecha para su recolección un día que no cuente con rocío, humedad y lluvia. El proceso de secado nos garantiza la conservación de activos.2.- Los días equilibradamente soleados le darán a la planta la temporalidad perfecta. Soleado porque evitará la humedad y le proveerá de vida, pero no al extremo, puesto que evaporará los aceites esenciales.

3.- El aire y el frío son sinónimos de condiciones extremas, por lo que una planta bajo este ambiente no es recomendable.

4.- La influencia lunar repercute en el crecimiento y desarrollo de la planta. La recolección se debe hacer en el momento exacto que nos marca esta autoridad satelital, en referencia a la relación planta-enfermedad.

 

Otros factores

La hora del día, en relación a la condición ambiental, también incide para una buena elección. A las flores se recomienda recolectar a la mitad de la mañana; hojas a la última hora de la mañana, que es cuando no existe humedad ni rocío; tallos a lo largo del día; raíces en el atardecer o la noche, que es cuando no existe el Sol; y frutas, semillas o frutos secos, en cualquier momento del día.No debemos olvidar que la recolección de plantas se debe ejercer de forma responsable, al elegir a las que tengan mejor estado, bajo un cultivo ecológico y alejado de los pesticidas, extraídas con materiales de calidad, reconocibles y solamente las necesarias para no desperdiciar lo que la naturaleza nos brinda.Si estás interesado en esta información y quieres especializarte aún más, acude con nosotros o llámanos, tenemos una gran variedad de talleres que te están esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *