Share
Rate this post

Autohemoterapia

La autohemoterapia mayor consiste en extraer aproximadamente de 50 a 100 ml de sangre. Después se introduce en una bolsa de recolección de sangre; esta contiene citrato trisódico para que no se coagule la sangre. Posteriormente se le aplican concentraciones y volúmenes de ozono, dependiendo del estado en el que se encuentre el paciente y de la condición patológica que presente. Después de mezclarse por unos minutos se coloca la bolsa en el portasuelo. Esta misma sangre, ya ozonizada, entrará de nuevo en el paciente, por el mismo sitio de punción donde se extrajo la primera vez.

 

Patologías

Se manejan dosis bajas, dosis medias y dosis altas en ozonoterapia. Las dosis bajas tienen un efecto inmuno-modulador, es decir, modula el sistema inmunológico y es utilizado en pacientes con un sistema inmunológico deprimido y deficiente. Las dosis medias aumentan las defensas antioxidantes para mejorar el nivel de defensa antioxidante del paciente; se aplica en pacientes con enfermedades crónicas degenerativas: diabetes menitu, arteriosclerosis, EPOC, demencia senil, Parkinson. Por su parte las dosis altas se utilizan, sobre todo, en úlceras o heridas infestadas, y también para ozonizar aceites y agua.

 

Beneficios de la autohemoterapia mayor

Tiene un efecto inmunomodulador en el sistema inmunológico. Aumenta las defensas antioxidantes, oxigena muy bien los glóbulos rojos, aumenta el difosfoglicerato el cual va a permitir que haya una mejor oxigenación en los tejidos; también posee un efecto germicida, bactericida, virostático y fungicida. En enfermedades tumorales poseen beneficios, al activarse las defensas inmunológicas los linfocitos o células de defensa atacan las células cancerígenas. Los tumores tienen un origen hipóxico, lo cual quiere decir que no logran crecer más debido a la suministración de oxígeno.

La autohemoterapia mayor trata muchas enfermedades, desde ortopédicas, neurológicas, cardiovasculares, químicas, dermatológicas u oftalmológicas.

 

Contraindicaciones

Entre sus contraindicaciones no es recomendable aplicar la autohemoterapia mayor en el embarazo, sobre todo en los primeros trimestres. Lo mismo aplica en pacientes con deficiencias, como la enfermedad del favismo, hipertiroidismo, hemorragias activas o hipertiroidismo descompensado. En pacientes con descenso de los glóbulos blancos en el organismo y en la inestabilidad cardiovascular.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *