Share
Rate this post

 

La mayoría de las mujeres (y también hombres) del siglo XXI, viven con problemas de sobrepeso y obesidad, buscando alternativas para atender esta enfermedad. Son muchos los remedios que existen en su desesperada búsqueda por revertir las consecuencias de llevar kilos de más en sus cuerpos, que van desde el ejercicio y la nutrición, hasta liposucciones y métodos más radicales. Todas estas alternativas tienen su grado de eficacia, pero en esta ocasión hablaremos de la mesoterapia, una técnica que comienza a tomar auge entre los grupos más necesitados.Primeramente aclararemos una de las dudas que surgen en la mente de quienes lo escuchan por vez primera: ¿se dice mesoterapia o masoterapia? Las dos palabras existen. Ambas son técnicas que actúan en beneficio del ser humano y aunque son fácilmente confundibles en su fonética, corresponden a metodologías distintas.La mesoterapia es una técnica que se utiliza con fines estéticos, reduciendo el peso y moldeando el cuerpo del paciente. Esto se realiza a través de micro inyecciones en la mesodermis, una capa intermedia de la piel donde se concentra la grasa, haciendo llegar pequeñas cantidades de sustancias homeopáticas, vitaminas, minerales, entre otros. En cambio, la masoterapia atiende principalmente lesiones corporales (malestares en órganos, músculos y tendones); también interviene en la deficiencia de la circulación sanguínea, en el sistema metabólico y nervioso, así como en problemas relacionados a la regeneración de tejidos adiposos (ejemplo, la celulitis), pero todo esto, a través de masajes en zonas estratégicas del cuerpo. La mesoterapia es un método científicamente comprobado que comienza a tomar popularidad en la medicina estética. Existe una Sociedad Internacional con representantes de más de 14 países. Como hemos mencionado, la mesoterapia se utiliza con fines estéticos, en problemas de sobrepeso, acné, arrugas, pérdida de cabello, pero también en tratamientos de dolor y fatiga. El campo de acción abarca enfermedades del sistema vascular, alteraciones metabólicas, enfermedades de piel, desintoxicaciones de glándulas, etc.Las sustancias que se inyectan en el cuerpo, cumplen criterios previamente estipulados:

  • Hidrosolubles, solubles en agua, pero no en soluciones oleosas, para evitar efectos sistémicos.
  • Isotónicas, para evitar trastornos celulares.
  • Tolerantes al tejido subcutáneo
  • Compatibles entre ellos mismos
  • Anti alergizantes, o causantes de hipersensibilidad.

Las sustancias varían dependiendo de las necesidades del paciente y los beneficios pueden sentirse desde el momento en que se aplican las infiltraciones. No existen riesgos en la mesoterapia y los efectos  secundarios son muy ligeros, como enrojecimiento e hinchazón, sin embargo, estos son momentáneos. Tanto en el caso de la celulitis, como en el de cualquier enfermedad, se requiere de un tratamiento alimenticio y físico, siempre supervisado por un médico.

Sobre esta técnica homeópata y más encontrarás en la escuela Latinoamericana de Educación en Salud Integrativa. Ven y conócenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *