Share
Rate this post

Ciatalgia un dolor en la ciática

Los dolores son indicativos de que algo no está bien en nuestro cuerpo, uno de los más molestos es el de la ciática. Conocemos como ciatalgia al dolor en el recorrido del nervio ciático por causas diferentes a las de a ciática. Este tiene su origen en un proceso irritativo, en la quinta raíz lumbar. El dolor tiene como característica el ser extremadamente agudo, y tener un recorrido desde la espalda baja, hasta la pantorrilla.

Debido al recorrido, y al tamaño del nervio ciático. Se convierte en un blanco para la compresión. Que a su vez se deriva en inflamación y gran dolor. En algunas personas el dolor es tan grande que los puede incapacitar.

Aproximadamente el 90% de los casos está causado por un disco herniado con compresión radicular, pero la estenosis y con menor frecuencia los tumores también son causas posibles.

Síntomas

Para evitar llegar a padecer dolores como el mencionado es necesario prestar atención a los síntomas. Tengamos presente que la ciática provoca un dolor muy característico en la parte baja de la espalda; y llega hasta la parte trasera de la pierna. Cuando las personas se inclinan, tosen o estornudan, el dolor llega a ser peor.

En algunos casos hay pérdida de la función motora de algunos músculos. Por ejemplo, dificultad en pararse de puntillas o extender la rodilla; y contractura muscular de musculatura aledaña.

 

Causas

La compresión de la raíz nerviosa dentro del canal raquídeo, causado por hernias de naturaleza ósteo-articular, son las principales causas de la ciática.

Hasta la fecha no hay datos exactos sobre la incidencia de la ciática. Pero se calcula que el 5 al 10% de los pacientes con lumbago tienen ciática, también se hace mención sobre la prevalencia del lumbago a lo largo de la vida es del 49 al 70%. Se calcula que la prevalencia anual de discopatía relacionada con la ciática en la población general es 2.2%.

Algunos factores de riesgo pueden ser de índole personal. Entre ellos está la edad, la talla, el estrés mental, el tabaquismo y la exposición a las vibraciones de los vehículos. La evidencia sobre la asociación entre la ciática y el sexo o el estado físico es conflictiva.

 

¿Cómo se diagnostica la ciática?

El diagnóstico es llevado a cabo por un profesional. Se realiza mediante un interrogatorio y examen físico. En donde se tratará de identificar la distribución del dolor, y si se irradia por debajo de la rodilla.

Algunas recomendaciones que les puede brindar el doctor son las siguientes:

  • Hablar con el paciente para explicarle el motivo de los síntomas. Además de informarle que disminuyen con el tiempo.
  • Se les aconseja el seguir con su actividad habitual; y que algo de reposo en cama puede brindar alguna mejoría sintomática
  • En presencia del síndrome de la cola de caballo o de paresia aguda grave o progresiva, derivar con urgencia al neurocirujano
  • Cuando el paciente no responde a la morfina. O si el dolor no disminuye luego de 6 a 8 semanas de tratamiento conservador, derivar al neurólogo, el neurocirujano o el traumatólogo.

 

Tratamientos alternativos

Existen varios tratamientos de la medicina alternativa que nos ayudan a tratar la ciática. Por ejemplo, la acupuntura y la auriculoterapia, son herramientas que favorecen al manejo de dolor de la ciática

Ya que son métodos alternativos, con un enfoque holístico y una gran efectividad mostrada. Resultan ser muy importantes para el manejo del dolor de distinta intensidad y cronicidad.

No requieren de grandes sumas de dinero. Aun así, resultan tener efectos colaterales casi nulos y resultados asombrosos que en muchos casos son inmediatos. Ambas terapias se pueden usar al mismo tiempo o por separado; su uso puede ser complementario a la medicina occidental.

3 comentarios. Dejar nuevo

Es raro encontrar a gente con conocimientos sobre este mundillo , pero creo que sabes de lo que estás comentando. Gracias compartir un articulo como este.

Jorge Requelme
15 abril, 2017 3:22 am

Gracias ,. hace una semana que vive conmigo .. y duele ,

Estoy absolutamente de acuerdo en que este tipo de ataques tan dolorosos, suelen estar relacionados con un estado desequilibrado del organismo. En mi caso ya tengo 66 años, en general dispongo de un buen estado de salud, pero cada vez que me someto a algún episodio de estrés en mi trabajo (pues sigo trabajando en informática, aunque estoy jubilado), en mi casa por problemas de mi pareja, etc., aparece esta situación. También la asocio con el viajar en ómnibus de pie durante más de una hora a mi trabajo con un maletín. Creo que todo esto influye y mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *