Share
Rate this post

Enfermedades y sentimientos

Con motivo de la próxima ponencia titulada “Enfermedades Psicosomáticas”, expuesta dentro de los Seminarios 2016. Platicamos con su autor, el licenciado Daniel Piña; quien nos desglosó un poco más la relación que existe entre las enfermedades y los sentimientos:

-Entrevistador

¿De qué va este tema?

-Lic. Daniel Piña

Enfermedades psicosomáticas es un constructor de problemáticas de orden emocional, alimenticio, de estilo de vida, pensamientos, etc., que cuando están en el cuerpo y generan un desequilibrio, llegan a somatizarse o a afectar un órgano y posteriormente eso desencadena una enfermedad como tal.

-E

¿Cómo llegan a originarse estas enfermedades?

-LDP

Son complejas. Intervienen varios factores, pero empezaríamos diciendo que hay ciertos factores que bloquean completamente lo que sería el dinamismo natural del cuerpo. Los factores pueden ser de orden emocional, de orden nutricional, entre otros, y esto genera con el tiempo que haya mal funcionamiento de un órgano y posteriormente, el sistema como tal.

El mexicano y sus desordenes emocionales

-E

A nivel mundial, ¿qué tan expuesto se encuentra el mexicano a estos desordenes emocionales?

-LDP

Es mucho, porque nosotros somos una cultura muy emocional, muy “apapachadores”, somos muy reactivos, somos muy sociables. Entonces el factor emocional tiene mayor peso en nosotros, a diferencia de los europeos que son un poco más fríos, nosotros somos más emocionales, más cálidos y por ende, las emociones tienden a afectarnos más en nuestro cuerpo.

-E

¿Quiere decir que nosotros como mexicanos estamos más propensos a padecer ciertas enfermedades?

-LDP

Claro. De hecho desde la propia educación, tenemos una cultura que no nos ayuda a exteriorizar, que no nos enseñan a cómo reaccionar emocionalmente ante ciertos factores. Eso hace que nosotros no podamos enfrentar emocionalmente un problema y lo bloquemos. Cuando hacemos esto, el cuerpo no puede responder de manera natural la situación y esto genera un caos a nivel interno y con el tiempo genera ya una somatización.

-E

¿Cuáles podrían ser esas enfermedades emocionales más comunes?

-LDP

En México existen varias, pero hay tres principales: la tristeza, el miedo y el resentimiento. Esas tres enfermedades tienen sus consecuentes. Por ejemplo, lo que es resentimiento, estaremos hablando de problemas de hígado, de vesícula y más tarde de cáncer. Lo concerniente a la tristeza, se relaciona con problemas de vías respiratorias. Por último, está el miedo, que como somos parte de una cultura represora, genera que haya mucho miedo, la gente tiene mucho miedo de hacer cosas y ello conlleva a que haya alteraciones en el riñón. A partir de los diagnósticos que hemos hecho en terapias alternativas, como la acupuntura, vemos que la función del riñón en el mexicano, tiende a ser baja su energía a diferencia de otros países.

El sabotaje a los sentimientos

-E

Hay una relación entre los sentimientos y las enfermedades físicas como mencionas, pero ¿cómo es que estamos expuestos a esas emociones?

-LDP

Por el mal manejo. Todos los seres humanos tenemos emociones, el asunto es que cuando no manejamos esa naturaleza emocional, generará un desorden interno, traducido en un desconcierto en el organismo, con enfermedades. Todo tiene un orden. Cuando nosotros tenemos un problema en nuestros sentimientos, nos bloqueamos y cuando nos bloqueamos, esto genera que a nivel interno igual, no fluya nuestra energía correctamente. Con el tiempo, esto generará enfermedades.

-E

¿Cuál sería esa diferencia entre las personas que se bloquean y no lo saben manejar y entre quienes sí lo saben hacer? ¿Cómo harán estos últimos para saberlo manejar?

-LDP

Tiene que ver mucho con la educación, principalmente con la de la familia. Hay familias que tienden a reprimir mucho los sentimientos y hay personas que son demasiado emotivas. Entonces el hecho de que nosotros tengamos ciertas pautas en la familia, está generando que de esa manera reaccionemos con el tiempo a nuestras propias necesidades y en la forma de relacionarnos. Por ejemplo, si a nosotros no nos enseñan a demostrar nuestros sentimientos, esta va a afectar en las relaciones interpersonales más adelante, porque cuando fuimos chicos, nos construyen nuestra forma de ser, nuestra personalidad como tal.

Los sentimientos son pilares en la educación

-E

¿Quiere decir entonces que el problema, por lo menos en este país, se erradicaría desde la educación?

-LDP

Si, ese es el secreto. La mayoría de los problemas psicosomáticos no son exclusivamente de una persona. En México, estamos hablando de patrones y que se ven muy claros cuando nosotros estudiamos la sociología de las emociones, la historia, que es cuando vemos los patrones. También a partir de las constelaciones familiares podemos llegar a ver esas características que tienen las familias, que se van construyendo esos patrones y se van repitiendo de generación en generación y las personas de las últimas no se dan cuenta, solamente reaccionan. Pero eso es producto de una historia. Es más complejo de lo que parece. Entonces, esto nos dice que las enfermedades piscosomáticas no solamente responden a factores psicológicos, sino también a factores de orden sociocultural

La labor de reeducar

-E

¿Sería posible cambiar esta situación?

-LDP

Si. Tenemos que reaprender y reeducarnos. Cuando nos damos cuenta que el problema de salud en México está siendo cada vez más complejo y que las enfermedades psicosomáticas y crónico degenerativas están aumentando y empezamos a estudiar y a ver los orígenes de las causas, entonces tenemos ahí alternativas que sería la reeducación, informarnos sobre qué es una enfermedad, cómo se construye y así tener un cúmulo de alternativas, que en este caso, sería la medicina alternativa. La problemática que tenemos de salubridad en México es compleja y necesita de tratamientos integrales, no solamente de un especialista como tal.

-E

¿Y todas las personas podrían estar inmersas dentro de ese cambio o algunas edades podrían ser más propensas?

-LDP

Claro. Digamos que la manera de abordar estas enfermedades varía según la edad. Cuando hablamos de un tratamiento, hablamos de una persona que está a punto de somatizar o ya somatizó. Sin embargo, las medicinas alternativas no solamente implican una atención durante la enfermedad, sino también de una preinscripción antes y una educación previa. A partir de esa educación o esa información se puede cambiar mucho lo que se trabaja. Es complejo, pero ahora ya tenemos herramientas para enfrentar esa complejidad.

Los resultados son a largo plazo

-E

¿Sería un proceso muy complejo, precisamente?

-LDP

Sí, va a llevar años. No va a ser una problemática que se atienda de la noche a la mañana, porque esto ya viene desarrollándose desde varias generaciones. Sin embargo, es lo mismo que está pasando con las medicinas alternativas, que no es de hoy, sino que ya tienen al menos dos décadas y llevaría otras dos o tres continuar, pero es un trabajo que vamos a ir desarrollando poco a poco y vamos a ir creciendo y desarrollando nuevas estrategias, profundizando nuevas enfermedades.

En mi caso, tengo con este trabajo más de 10 años y voy a seguir otros 30 o 40 años. Ese sería el proceso que vamos a seguir nosotros como especialistas y también el trabajo que vamos realizando, para nosotros, tomando en consideración el pasado y para nuevas generaciones. Es importante no sólo pensar en las necesidades de hoy, sino precisamente en las nuevas generaciones, nuestros hijos, nuestros nietos.

-E

¿Qué sería más fácil, reeducar a una persona de 30 años o educar a una persona de 5 años?

-LDP

Afortunadamente ahorita, aunque parecería difícil, no existe tanta complejidad en reeducar. ¿Por qué? Porque la gente ya está abierta, antes no. Ahora la gente reconoce sus necesidades y ve que su situación es compleja. La gente está abierta, lo que no sabe es el cómo. Cómo resolver sus problemas. Nosotros tenemos ciertas herramientas y podemos dárselas. Sí hay alternativa.

-E

¿Qué personas o que instancias tendrían que estar inmersas para la educación y reeducación de esas personas, proceso que llevaría décadas?

-LDP

Pues estamos hablando directamente de la sociedad. Yo creo que comenzaría con el seno familiar, donde también estarían presentes los médicos tradicionales y también el apoyo de instituciones que podrían abrir este enfoque y darles una mejor calidad de vida a estas personas. La familia, el sector salud y los especialistas como tal.

Reflexionar es parte de la solución

-E

¿Cómo va a desarrollarse la plática del siguiente jueves, enfermedades psicosomáticas?

-LDP

Primero lo que buscamos es hacer una reflexión sobre la importancia de las enfermedades psicosomáticas, pero de una forma más personalizada, tomando en cuenta este antecedente histórico cultural. Posteriormente hablaríamos de cómo enfrentar esta problemática ya sea a partir de la medicina alternativa y la medicina tradicional. También lo que nosotros ponderamos es una filosofía de la vida: la medicina alternativa no sólo es una técnica que aplicas, sino que tiene de fondo una filosofía.

Por otro lado, vamos a ilustrarlo con ciertos casos muy específicos y muy concretos para que vean cómo es que la enfermedad se presenta y sus primeros síntomas. Cuando menos lo espera la gente, ya tiene la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *