Share
Rate this post

El doctor Francisco Huicab, médico radiólogo-ultrasonografista, originario del estado de Campeche, y con amplia experiencia en el área de la ozonoterapia, está convencido de los beneficios de la intervención intradiscal guiada por imagen, esto con el fin de acabar con las hernias discales, las cuales provocan un alto nivel de dolor en los pacientes.

El doctor aclara en entrevista el uso efectivo de la discolisis y compartirnos sus conocimientos en este tratamiento efectivo.

 

¿Qué es la discolisis?

La discolisis es un procedimiento mediante el cual tratamos problemas discales, especialmente hernias de disco. Mediante este procedimiento, accedemos por medio de abordajes de invasión mínima, generamos una deshidratación del disco y estimulamos su regeneración. No hay necesidad de una herida abierta, cirugía mayor o el empleo de anestesia local. La mayoría de los pacientes con problemas de disco o dolor lumbar crónico son candidatos a esta técnica.

 

¿Es importante estar calificado? ¿Se requiere una especialización?

Se necesita estar calificado en una de las ramas de la medicina para manejar pacientes con síndromes dolorosos osteomusculares. De preferencia debe ser un médico certificado en su especialidad, ya sea radiología, radiología intervencionista, anestesia, tratamiento del dolor, ortopedista, radiología o médicos generales para realizar el procedimiento.

 

¿De qué forma la inyección trabaja con la hernia en el disco?

Inyectamos una sustancia que hace que los elementos que están conformados por proteínas se digieran y disminuyan el volumen de la hernia. También disminuye el proceso inflamatorio en los tejidos blandos que circulan en la hernia de disco.

Otro tercer efecto es que disminuye la estasis vascular. La estasis vascular es una várice que se forma por la falta de circulación. Otro efecto es el aumento de oxigenación local: el nervio que está afectado puede tener la oportunidad de reiniciar su función a veces al cien por ciento. Esa es la finalidad del procedimiento.

También disminuye las infecciones, ya que inyecta una sustancia que se llama ozono, el cual tiene propiedades bactericidas y fungicidas. También tiene un efecto reológico, que permite a la sangre ser más fluida, circular y oxigenar mejor los tejidos. Realiza una acción regenerativa, ya que el propio organismo activa su mecanismo antioxidativo, deshaciéndose de las sustancias tóxicas que se  generaron en el proceso inflamatorio y haciendo que las células locales traten de regenerarse y dar una mejor cooperación en el paciente.

 

Al parecer es un tratamiento muy completo, ¿no es verdad?

Es una técnica que tiene muchos beneficios, realizados prácticamente en un solo procedimiento. En una operación tradicional se aplica anestesia general, puede haber sangrado, infección, una lesión de los nervios por algún corte inadvertido. En el caso de la discolisis no sucede así. Por ejemplo, los instrumentos que se utilizan son tan finos de que es muy poco probable que se dañe algún nervio durante el procedimiento. Las complicaciones son prácticamente nulas. Pero como todo procedimiento hay que tener los cuidados necesarios para hacerlo.

 

¿De qué trata la técnica guiada por imagen?

Sin el apoyo de esta técnica sería una intervención a ciegas, ya que no sabríamos a qué profundidad introducir los instrumentos. En ella vamos a utilizar instrumentos médicos que pueden verse a través del cuerpo. En este caso se utiliza un aparato especial que genera rayos X y una película en tiempo real. Dirigimos los instrumentos al lugar que nos interesa tratar; nos damos cuenta de qué estructuras son delicadas y hacemos pasar los instrumentos con toda confianza. Es importante que el paciente esté consciente para que nos haga saber alguna molestia que pudiera tener. Con está técnica sabemos que la intervención fue hecha en el lugar correcto y sin complicaciones.

 

¿Cuándo se pueden ver los resultados?

En muchos pacientes los resultados son casi inmediatos. Se espera que haya un efecto a corto plazo en algunos que no podían caminar o tenían mucha limitación, a diferencia de una cirugía convencional donde uno tiene que esperar el proceso de curación de la herida. En este caso, días posteriores del procedimiento el mismo paciente puede sentir cambios significativos en su estado de salud.

 

Además de la hernia discal ¿qué otra patología es tratada con esta intervención?

Podemos tratar problemas como alteraciones de los ligamentos locales de las vértebras, síndrome facetario en las articulaciones o dolor lumbar. También se pueden tratar sacroiliacas que acompañan el problema de las hernias discales. Se pueden realizar punciones en músculos profundos debido a contracturas recurrentes y  dolorosas. A parte de eso hay otros procedimientos que se guían por imagen y se utilizan en otras partes del cuerpo donde no está propiamente el disco: articulaciones periféricas como el hombro, la rodilla, la mano, las caderas. En esencia, la discolisis trabaja el disco y de manera secundaria trabaja otras estructuras que dan soporte y estabilidad a la columna vertebral.

 

¿Qué ventajas aporta la discolisis?

Número uno, es un procedimiento ambulatorio: no se requiere una hospitalización larga. Número dos, su costo: es una fracción en comparación a una cirugía convencional. No se realiza ningún corte, no hay ningún sangrado mayor. El riesgo de infección es mínimo. Otra ventaja muy importante es que permite realizar una operación si uno la requiere, a diferencia de una operación convencional en la que no se puede operar enseguida. Si hubo consecuencias en la operación convencional, a veces hay que remediarlo a corto plazo.

 

¿Cuánto tiempo de recuperación debe pasar para que el paciente vuelva a la normalidad?

Generalmente en más del 80 o 90 por ciento del paciente lo único que requiere es una observación posterior al procedimiento. Luego de la intervención se requiere de unos quince a cuarenta minutos, con el fin de corroborar que el paciente pueda levantarse por sí mismo, camine y nos indique algo diferente que pueda sentir. Después se evalúa su recuperación para que retome poco a poco su actividad de caminar. Pero no requiere más que eso: de quince a cuarenta minutos de observación posoperatoria.

 

¿Hay alguna contraindicación?

La contraindicación principal es la alergia al ozono, pero prácticamente eso es imposible. El paciente tendría que ser alérgico al oxígeno también. Sin embargo hay situaciones documentadas en las que es preferible que pacientes con fabismo no tengan contacto con el ozono. Lo ideal es que el paciente esté consciente del procedimiento: en qué consiste, qué esperar y que sepa La ansiedad del paciente debe ser controlada por él mismo ya que se requiere de mucha cooperación debido a que es un procedimiento sin anestesia general.

 

Los invitamos los próximos días 19 y 20 de mayo al taller de Infiltraciones para el tratamiento del dolor con ozonoterapia impartido por el doctor Dr. Francisco Huicab. Para más información llama a los teléfonos 5582-1792 y 5634-4166. Nuestra área de Ventas te atenderá.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *