Share
Rate this post

El inicio de la rehabilitación

Durante los años 50s la medicina y las cirugías evitaron la muerte de una gran cantidad de personas. Sin embargo, también se dejó sin tratar a un número en aumento progresivo de enfermos que quedaron después de estas cirugías con incapacidades crónicas.

Una gran porción de estos pacientes no ha sido restaurada a sus niveles óptimos de funcionamiento. Ejemplos múltiples de exámenes estimaron que entre un 5% y un 10% de la población total, se encuentra ubicada dentro de esta categoría de incapacidades.

La rehabilitación, su incremento e importancia.

Con los años posteriores estas personas incapacitadas aumentaron en gran medida. Los costos para el mantenimiento de estos servicios, aunado a los costos de atención médica. Disminuía el acoplamiento del paciente a su entorno.

Los costos derivados de tales incapacidades ejercen un efecto negativo en el aspecto económico de los países. Ya sea a nivel público o privado, sin mejorar la productividad o el estilo de vida del paciente.

Es en los años 70s cuando el desarrollo de la rehabilitación es parte integral de una atención médica. Y su aplicación para restaurar a las personas con deterioros progresivos a sus óptimos niveles de actuación en su entorno. Esto aumenta la eficiencia en nuestro sistema de atención sanitaria; tal y como se ha estimado en los análisis de costo-beneficio. Por lo tanto, la actuación funcional de un adulto que se incapacita; puede permanecer a un nivel de dependencia o restaurarse con una rehabilitación adecuada tras un programa apropiado de mantenimiento.

¿Cómo definimos la rehabilitación?

Entonces después de saber la importancia de llevar una óptima rehabilitación para integrarnos a la sociedad. ¿Cómo podemos definir a la rehabilitación? La Rehabilitación o Terapia Física. Es una rama de las ciencias de las Ciencias de la Salud. Tiene como finalidad promover la salud funcional de la persona, prevenir y tratar sus deficiencias y discapacidades. Esto con la finalidad de que recupere sus capacidades motrices, o reeduque la funcional consiguiendo el máximo nivel de autonomía posible en la actividad física, laboral y de ocio.

Las herramientas terapéuticas del terapeuta son, sobre todo, sus propias manos y la utilización de medios físicos, naturales o artificiales como el movimiento, el calor, el frío, aparatología, etc.

La rehabilitación es un proceso complejo. Es el resultado de la aplicación integrada de muchos procedimientos. Su finalidad es lograr que el individuo recupere su estado funcional óptimo;  tanto en el hogar como dentro de la comunidad, a medida en que lo permita la utilización apropiada de todas sus posibilidades residuales. Dentro de todas estas modalidades, el terapeuta tendrá que realizar un diagnóstico preciso y efectivo para aplicar la terapéutica que al paciente más beneficie y acorte los tiempos de discapacidad o sea que se incorpore lo antes posible a su entorno y actividades.

Por otra parte, la rehabilitación no solo es para discapacidades ya crónicas, sino también para prevención de lesiones y enfermedades que tengan que ver con los sistemas óseo y muscular. Un buen terapeuta podrá lograr una evaluación de la incapacidad, reflejos y funciones motoras y neuronales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *