Share
Rate this post

¿Qué es la terapia ocupacional?

La terapia ocupacional facilita y mejora el desempeño de las personas. Ya sea en actividades de auto mantenimiento, trabajo, estudio, deportes, juego o de tiempo libre. El terapeuta ocupacional también interviene para promover, abogar y facilitar la participación social de la persona considerando su entorno y su cultura.

En otras palabras, se busca que una persona con limitaciones físicas o psíquicas pueda tener una vida independiente y valore su propio potencial. La terapia ocupacional puede ayudar en el tratamiento de lesiones cerebrales y de la médula espinal, enfermedad de Parkinson, parálisis cerebral, debilidad general y en la rehabilitación post-fracturas.

En concreto, entre las áreas en las que opera la  terapia ocupacional están además los marginados sociales, la geriatría, la discapacidad intelectual, la salud mental, la drogodependencia o la intervención comunitaria.

 

Historia de la terapia ocupacional

Concretamente en el año 1793 es cuando por primera vez se establece la figura de un terapeuta de esta modalidad gracias al psiquiatra francés Philippe Pinel, que en aquel momento realizó un trabajo que supuso una auténtica revolución en la sociedad.

Pinel apostó por romper con las normas impuestas hasta ese instante. Así, abandonó la idea de que los pacientes con dichas patologías debían estar encadenados o que debía hacérseles sangrías. Trabajó con ellos a través de un tratamiento más moral, con objetivos terapéuticos.

 

¿Cuáles son las prestaciones más comunes de estos profesionales?

Los servicios que puede ofrecer un terapeuta ocupacional van desde la evaluación individualizada en la que el terapeuta ocupacional junto con el propio paciente y familia determinan los objetivos a conseguir, hasta el asegurarse de que se están cumpliendo o constatar si se han producido cambios en el plan trazado.

Por lo general, su labor consiste en auxiliar a las personas con algún tipo de discapacidad a integrarse de una manera completa en situaciones cotidianas tanto escolares (en los niños) como sociales, favorecer la recuperación de las habilidades pérdidas o reducidas debido a accidentes u otras problemáticas, a la vez que ofrecer apoyo a ancianos que están ya experimentando cambios físicos y cognitivos.

Asimismo, pueden efectuar evaluaciones de comprensión dentro del ambiente familiar del paciente y su entorno (laboral, escolar), dar recomendaciones para ser utilizadas en equipos adaptativos y de aprendizaje y guiar a los miembros de la familia y cuidadores.

Los terapeutas ocupacionales disponen de una amplia capacidad profesional. Esto a su vez les permite conseguir un ajuste del entorno al paciente y también que éste se integre perfectamente al equipo terapéutico.

Sus capacidades incluyen además las de enseñar y facilitar la obtención de prácticas tales como: asertividad, habilidades cognitivas (solución de problemas), independencia y capacidad para utilizar los recursos comunitarios, control del tiempo y de la medicación, higiene diaria, así como manejo del estrés y de las relaciones interpersonales y sociales.

 

Aplicación práctica de la terapia ocupacional

Mientras el terapeuta ocupacional presta sus servicios a personas con algún problema que interfiere en el desempeño satisfactorio de su ocupación; llevar a cabo ocupaciones significativas para la persona es fundamental para su bienestar.

 

  • Práctica centrada en el usuario

Busca proporcionar a la persona control sobre su vida. Hay una participación activa de la persona en su proceso terapéutico. La historia ocupacional se elabora durante la terapia.

 

  • Práctica centrada en la ocupación

La terapia ocupacional constituye una ayuda para participar en las ocupaciones que el paciente valora. La ocupación es fundamental para que la persona construya su identidad. Para que la práctica se lleve a cabo de forma correcta precisa una evaluación sistemática de las prioridades e intereses de la persona.

 

  • Práctica basada en la evidencia

Se trata de basar las decisiones de intervención en el “uso concienzudo, explícito y prudente de la mejor evidencia actual”. Se trata de integrar la evidencia de la investigación en el proceso clínico para así poder predecir unos posibles resultados. El profesional sabe cómo evaluar e interpretar la investigación relevante. Tiene la capacidad para reunir datos relevantes que apoyen sus intervenciones y comunicar los resultados probables de la intervención para que el paciente decida si desea recibir esa intervención.

Aplicación práctica de la terapia ocupacional

El terapeuta ocupacional presta sus servicios a personas con algún problema que interfiere en el desempeño satisfactorio de su ocupación; llevar a cabo ocupaciones significativas para la persona es fundamental para su bienestar.

 

  • Práctica centrada en el usuario

Busca proporcionar a la persona control sobre su vida. Hay una participación activa de la persona en su proceso terapéutico. La historia ocupacional se elabora durante la terapia.

 

  • Práctica centrada en la ocupación

La terapia ocupacional constituye una ayuda para participar en las ocupaciones que el paciente valora. La ocupación es fundamental para que la persona construya su identidad. Es importante tener una evaluación sistemática de las prioridades e intereses de la persona.

 

  • Práctica basada en la evidencia

La mayoría basa las decisiones de intervención en el “uso concienzudo, explícito y prudente de la mejor evidencia actual”. Integra la evidencia de la investigación en el proceso clínico para predecir posibles resultados. El profesional de terapia ocupacional sabe de qué modo acceder, evaluar e interpretar la investigación relevante; tiene la capacidad para reunir datos relevantes que apoyen sus intervenciones y comunicar los resultados probables de la intervención. Después el paciente decidirá si desea recibir esa intervención.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *