Share
Rate this post

Para una asistencia general al deportista, sobre todo en el campo profiláctico y regenerativo, aun cuando se da prioridad a las medidas profilácticas activas, son necesarias unas medidas fisioterapéuticas pasivas, conocidas como masaje deportivo.

¿Por qué masaje?

El masaje deportivo es, realmente, más que tocar, amasar, frotar, trazar círculos o relajar. Igual de importante que las correctas técnicas “artesanales” es el conocimiento de su efecto fisiológico, psíquico y vegetativo.

El papel del fisioterapeuta es de gran importancia psicológica como persona de confianza. De ahí la posibilidad de influir en la psique del deportista, de tranquilizarle, de reforzar su autoconfianza, de quitar el miedo ante las lesiones. Una buena relación cooperativa y llena de confianza entre el deportista, el entrenador, el médico y el fisioterapeuta, así como el masajista, favorece la consecución de unos de los resultados deportivos.

El masaje deportivo antes de la competición se orienta a los requerimientos de la competición y a las características individuales tanto físicas como psíquicas del deportista.

¿Qué tienen lugar como física y psicológicamente?

Refiriéndose a un deportista individual, se formula la pregunta de si se trata de un deportista de tonicidad simpática  o con tono parasimpático.

  • Deportista de tono simpático: En situaciones amenazantes se secretan hormonas de estrés como la adrenalina y la noradrenalina (catecolaminas). Se obtiene un efecto de tono simpático; nerviosismo, tensión, excitación, frecuencia de pulso elevada; en resumen, el deportista sufre la “fiebre del inicio”.
  • Deportista de tono parasimpático (tipo somnoliento). De un modo “involuntario” se pone fuera de combate a través de la secreción de la hormona acetilcolina. También se habla de una “reacción vagotónica” que aparece en situaciones concretas antes de la competición como “apatía de inicio”, produciéndose una parálisis de la capacidad de rendimiento del deportista. Los síntomas son cansancio, apatía, falta de motivación y una hipotonía muscular.

Tratamiento. Masaje tonificante (en el grupo muscular que se va a utilizar), estimulante y que “reanime”

  • Tipo ganador. El atleta consciente confía en su propia capacidad de rendimiento y no se deja guiar por las ayudas de un psicólogo o de un masajista. Solo necesita la ayuda de los fisioterapeutas en cada de “verdaderos” problemas físicos producidos por un esfuerzo. El atleta consciente ve la competición como una posibilidad de confirmación, así como una oportunidad para destacar. Como tipo ganador, solo en raras ocasiones precisa asistencia psicológica.

Masaje deportivo antes de la competición

El masaje anterior a la competición debe ayudar básicamente a garantizar un tono muscular óptimo. En los deportistas de cargas rápidas es importante no destonificar demasiado, y, del mismo modo, la musculatura del deportista hipotónico debe ser llevada, para la competición, a un estado de tensión deseado. Para ello es necesario mucho trabajo con las puntas de los dedos y una experiencia práctica. El terapeuta debe conocer desde hace tiempo al deportista al que asiste.

Los fisioterapeutas con poca experiencia puede influir negativamente en las capacidades del deportista, sobre todo en los que presentan acción rápida (por ejemplo, en los que hace esprint).

Por lo tanto, es importante la correspondiente “atención a los músculos” sin limitar la cualidad de la fuerza rápida positiva de la musculatura. En este punto se acentúa que ningún masaje (del tipo que sea) puede, por sí mismo, provocar un aumento de las prestaciones. Eso lo debe conseguir el deportista en el entrenamiento. ¡No se puede sustituir el entrenamiento por el masaje!

Masaje de entrenamiento

Este tipo de masaje deportivo se amolda al entrenamiento, y éste a la práctica deportiva que se va a realizar después. Aquí falta la presión psíquica de la competición. A través de ello se puede comprobar y observar el efecto directo del masaje en la actividad deportiva. Con ellos el deportista está bien preparado para el deporte y para la resistencia deportiva.

Masaje de descanso

El masaje de descanso y de regeneración, facilitan el transporte y la reabsorción de los residuos del metabolismo. Producen una rápida relajación de la musculatura y la sique. La fase de regeneración se puede reducir a través de un masaje de regeneración realizado del modo adecuado. Es necesario realizar repetidas sesiones de entrenamiento como condición previa para un nivel de carga elevado.

Masaje entre competiciones

El llamado masaje deportivo entre competiciones se puede practicar en las pausas, entre las diversas carreras en el atletismo, en  los deportes de esquí o en los intermedios entre ambos tiempos en los juegos de deporte. Las posibilidades dependen del tipo de deporte y se limitan por la duración de las pausas, así como por el número de deportistas que se va a tratar.

Fuente: La Rehabilitación en el Deporte, A Huter-Becker, H. Schewe, W. Heipertz. Editorial Paidotribo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *