Share
Rate this post

El estrés al acecho del humano

Cada vez, la vida del ser humano se desarrolla a través de un ritmo más frenético. El tiempo no alcanza para realizar las actividades que deseamos. Entre el trabajo, la escuela, los amigos, la familia y todos los factores que inciden en ese desarrollo; el cuerpo y la mente se alimentan de experiencias (buenas y malas), traducidas en emociones, ejercicios mentales, físicos y espirituales.

Sin embargo, en el curso de todo ese cúmulo de concepciones, se filtran algunas alteraciones determinadas por ciertos estímulos que suelen provocarnos trastornos físicos y mentales. ¿Te suenan conocidos los términos de estrés, emociones reprimidas, cansancio mental y dolores musculares?

Cuando recibimos una exigencia de rendimiento muy superior a lo normal, caemos en un estado de cansancio mental, al que denominamos estrés. Cuando nuestro cuerpo se sobrecarga de una emoción que no liberamos a tiempo, se dice que desarrollamos emociones reprimidas. Tales alteraciones desembocan en dolores físicos, “aparentemente”, sin causa alguna. Es entonces cuando surge un bloqueo en el organismo, que impide llevar un buen estado de salud.

Masaje holístico, devolviendo el equilibrio

Afortunadamente existe una terapia dentro de la medicina alternativa que atiende y explica a detalle la situación del bloqueo en el organismo y además, resulta relajante para los pacientes por tratarse de una técnica punzante: el masaje holístico.

Comenzaremos descifrando el significado de su nombre, que desde ahí, explica su metodología. “Holístico” viene del griego “holos”, que significa todo. Y a ese término, lo acompaña la teoría en la que se basa la terapia de masaje holístico, que define al ser humano como un todo indivisible, compuesto por un estado físico, una psique o mente, un cúmulo de emociones y una presencia espiritual (alma).

Cuando cualquier alteración se manifiesta en nuestro organismo, se presenta el bloqueo y por consecuencia, el trastorno físico o emocional. En el llamado TODO, se ejecuta un desequilibrio en el ser completo. La sesión de masaje holístico se encarga de eliminar dichos bloqueos, para regresar el equilibrio que se desajustó.

Fases del masaje holístico

  • Se masajeará todo el cuerpo, utilizando algunas técnicas, como el quiromasaje, el masaje deportivo, entre otros. El amasamiento, en general, será superficial, estimulando la circulación arterial, venosa y linfática. El masaje comenzará con suaves presiones para relajar la paciente, acción que también servirá para que el terapeuta identifique las zonas tensas; con el aceite de esencias correspondiente, se continúa con el masaje; en esta fase se tratará por vez primera las zonas bloqueadas y es común que surjan algunas molestias particulares.
  • En la segunda fase se estimularán los diferentes puntos del cuerpo. Todo esto, basado en los meridianos de acupuntura (canales por donde circula la energía). Aquí se desbloquearán los puntos, para beneficiar al sistema musculo-esquelético, al sistema  nervioso, digestivo, respiratorio, circulatorio, urinario, endocrino, reproductor y linfático. Al conseguir desbloquear estos sistemas, también se trabajará con las concepciones emocionales. Un ejemplo de esto lo podemos ver cuando sentimos tristeza, lo que significa insuficiencia de energía en el pulmón. Esta estimulación se realiza mediante algunas técnicas, como el masaje ayurvédico, el masaje tuina y la reflexología.
  • Aquí se trabajará las zonas menos perceptibles del cuerpo-mente, llamadas chakras. La teoría dice que existen 7 chakras, distribuidas por la columna vertebral y la cabeza y esas zonas energéticas llevan relación con diferentes partes del cuerpo, de las emociones, del espíritu y de la mente. El paciente recibe una terapia de “intención”, donde entrará en un estado de mayor relajación, pero aún consciente y se terminará de encontrar el equilibrio de energía. Las terapias a utilizar son reiki, cráneo-sacral y polaridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *