Share
Rate this post

¿Qué es la glosodiagnosis?

Mencionar la glosodiagnosis, es hablar de un método de más de mil años de antigüedad. Básicamente se trata de la observación de la lengua; aunque parezca increíble podemos aprender sobre las características de los fluidos orgánicos. Ya sea desde los más comprensibles, hasta los más sutiles.

La lengua normal o convencional, tiene un cuerpo que cabe entre los dientes; por lo tanto, posee un color rosado, una movilidad escasa y una humedad relativa. No cuenta con marcas, no es flácida ni tensa. No obstante, diferentes escuelas tradicionales de Medicina Tradicional China (MTC) y distintos autores. Pueden presentar variaciones en la exposición de los contenidos teóricos.

La lengua y su relación con el cuerpo

Para la MTC, sin importar el sistema dialectico utilizado. La lengua y la saburra son componentes de la descripción. Prácticamente todos los cuadros clínicos, o síndromes de las afecciones diagnosticadas.

Esto es debido a que la lengua es el brote del corazón y es la manifestación exterior del bazo. Pero además se conecta con el resto de los órganos, todos ellos llegan a la lengua manifestando su condición energética. Proporciona datos sobre:

  • El estado general de la sangre y de la energía.
  • El estado general del bazo y el estómago.
  • La presencia o no de energías perversas.

Gracias a muchos años de estudio de médicos orientales. Han llegado a conformar un mapa dividiendo a la lengua en cuatro sectores: la punta, el centro, la raíz y los bordes que corresponden respectivamente al: corazón, pulmón, estómago, riñón, hígado, y la vesícula biliar.

Observación de la lengua y la saburra

Para examinar la lengua tenemos dos partes. La primera es el examen del musculo, tejido y vasos; también se examina la saburra, que es la capa que cubre la lengua. Una lengua normal debe ser blanda, con movimientos libres, de color rosado, y con una delgada capa de saburra levemente blanca, ni seca ni húmeda.

De preferencia se debe examinar con luz natural o con luz neón. La persona debe evitar comer, beber, chupar o masticar alimentos y sustancias cuya coloración se refleje en la lengua.

Es conveniente conocer los hábitos respiratorios del paciente. ¿Respira por la nariz o por la boca?; si respira por la boca durante la noche, y sobre su dieta y medicamentos. Ya que todo puede influir en la forma y coloración del musculo en cuestión.

Cada persona tiene una anatomía propia y otras características que hacen que su lengua difiera de las de otros mostrando rasgos que debemos entender dentro de la observación global e interrelacionada de toda la persona.

Precauciones al observar la lengua

A modo de evitar errores siempre es necesario tomar algunas precauciones. En este caso la luz, posición y el color. También se requiere la observación bajo una luz natural y suficiente, para que la luz entre directamente en la boca.

La luz artificial puede inducir a errores. Finalmente hay que hacer que el paciente saque la lengua de manera natural; sin realizar un esfuerzo excesivo por sacarla, para que conserve su forma y color naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *