Share
Rate this post

El sistema de alimentos equivalentes es un método útil para el diseño de planes de alimentación normales, modificados y personalizados; en especial para las personas que necesitan controlar la ingestión energética y equilibrar su ingestión de nutrimentos para obtener un peso corporal saludable.

Se basa en el concepto alimento equivalente; es decir, aquella porción (o ración) de alimento cuyo aporte nutrimental es similar a los de su mismo grupo en calidad y en cantidad, lo que permite que puedan ser intercambiados entre sí.

El sistema de alimentos equivalentes está calculado con base en:

  • El peso neto de los alimentos, es decir, sin cáscara, semillas, ni huesos y espinas
  • El peso de los alimentos cocidos

Algunas recomendaciones

Dado que la variedad de alimentos y presentaciones disponibles en el mercado aumenta día a día, es importante para el nutriólogo obtener una versión actualizada del sistema, de esa manera le brindará información clara, concisa, pertinente. También le permitirá tener una práctica profesional más veraz y eficiente.

Es importante estandarizar el tamaño de las raciones, y poder ofrecer a la población lo que requiera. Así también planes de alimentación sencillos de llevar a cabo y definir el tamaño de las raciones en equivalentes, con pesos y medidas definidas.

Actualización y extensión

Actualmente la utilización del sistema de alimentos equivalente se ha extendido.  Su mayor utilidad es en controlar la glucemia en pacientes con diabetes y control de peso. Se usa también para el manejo nutricional de varios padecimientos, así como el diseño de regímenes especializados para deportistas o para la planeación de menús institucionales.

La presentación actual también facilitará:

  1. Diseño de guías alimentarias de poblaciones o de individuos sanos en diferentes contextos (como comedores institucionales, guarderías, etc.)
  2. El manejo de las porciones de alimentos en medidas caseras.
  3. La evaluación de las dietas de recordatorio.
  4. El cálculo de las cantidades de alimento (en peso bruto, peso neto, crudo y cocido) para estimar compras y rendimiento en servicios de alimentación.
  5. La definición de alimentos como buena fuente de nutrimentos o que el exceso de los mismos puede causar daño.
  6. El conteo de los hidratos de carbono para planes de alimentación de las personas con diabetes.
  7. El cuidado de los planes de alimentación a través del índice glicémico y carga glicémica.

El Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes se basa en la agrupación de alimentos propuesta en la NOM-043-SSA2-2005 Servicios básicos de salud. Promoción para la salud en materia alimentaria. Criterios para brindar información.

Fuente: Sistema Mexicano de Alimentos Equivalentes, tercera edición, MCS Ana Bertha Pérez, MC Berenice Palacios, Nut. Ana Laura Castro, Pág. 6-8, Editorial Ogali.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *