Share
Rate this post

La biotipotipología

Hablamos de biotipología para referirnos a la concepción de la relación entre una forma corporal y la conducta. Es decir, existe una predominancia determinada en distintas funciones biológicas que se expresan mediante tendencias fisiológicas propias y un comportamiento psicológico.

A modo de ejemplo podemos mencionar los llamados 4 temperamentos hipocráticos: Sanguíneo, flemático, colérico y melancólico. Asimismo mencionamos los 3 “Miasmas” postulados por Hahnemann: Psora, Sycosis y Syphilis. Los 4 biotipos de Kretschmer: Pícnico, atlético, asténico y displásico.

Biotipos en la homeopatía

 

La homeopatía se basa en la observación de las cualidades físicas y psicológicas del paciente. Por consiguiente, pueden corresponder a un biotipo que servirá de guía para llevar a cabo una delimitación en las características individuales de las personas.

  • Psora: Palabra de origen hebreo que significa estigma («psorat»). Relacionada con la sarna. Afecciones crónicas de la piel con prurito insoportable.
  • Sycosis: Verrugas pedunculadas en forma de higo. Pólipos en las mucosas. Aumento considerable de secreciones en las mucosas.
  • Syphilis: Lesiones secundarias por treponema pálido. Tendencia a la destrucción. Úlceras profundas en mucosas.

Las 3 constituciones minerales cálcicas de Nebel y Vannier: Calcárea carbónica, Calcárea fosfórica y Calcárea fluórica. Las tipologías han aportado a la psicología ciertos aspectos interesantes.

Poseen cierto valor indicativo de clasificación de los biotipos humanos, sin embargo; es extremadamente difícil catalogar a toda la humanidad dentro de su gran biodiversidad en alguna de las clasificaciones biotipológicas. Pero podrían facilitar la ubicación de los sujetos en un determinado biotipo.

Aún queda mucho por investigar y todas ellas deben ser utilizadas con prudencia ya que corremos el riesgo de caer en un determinismo abusivo y en completa oposición con la Ciencia y la Medicina de nuestra época.

 

Génesis de las enfermedades

En cuanto a estas, puede combinarse la constitución individual con la influencia de diversos factores patógenos y producirse un estado patológico. Para sacar provecho a la teoría de las biotipologías, es necesario separar los signos (no patogenéticos) de la predisposición mórbida del individuo, de los signos patogenéticos de los medicamentos y establecer la frontera entre los conceptos de biotipo, tipo sensible y patogenesia.

Tomar en cuenta que existe un conjunto morfológico individual con resonancia psicofisiológica que sugiere la clasificación de un sujeto, y correspondería al estilo de personalidad. Otra posibilidad es que pueda desarrollar una enfermedad a lo largo de su vida, debido a la combinación de su herencia y a su temperamento-biotipo, lo que correspondería al trastorno de personalidad.

También se puede presentar en la clínica diaria un conjunto mórbido que caracteriza a un enfermo con signos y síntomas psicosomáticos y que se encuentra por similitud en un remedio homeopático (relación personalidad-medicamento homeopático).

La biotipología y su relación con la homeopatía

Es indispensable no confundir la biotipología, cuya correspondencia es con un medicamento constitucional, con los signos patogenéticos recogidos en la materia médica homeopática. Estos son semejantes a indisposiciones, estados agudos y autolimitados, o agudizaciones miasmáticas.

Biotipo

Es un conjunto de características psíquicas y somáticas con las que nace el hombre. Relacionadas entre sí y que dependen de numerosas constantes neuroendócrinas y metabólicas.

Tipo sensible

Está relacionado con el medicamento homeopático. Se refiere directamente a la acción general fisiopatológica en sus aspectos metabólico y toxicológico. Es como si la acción patogenésica del medicamento “cayera bien” en el organismo del sujeto enfermo. Como si sus condiciones morfológicas y psicológicas “estuvieran hechas a la medida de este”. La reacción terapéutica es más óptima si existe relación de semejanza entre una individualidad morbosa y el tipo sensible.

Es muy importante que en el ejercicio diario de la homeopatía no sólo nos conformemos con prescribir el medicamento de acuerdo a la semejanza patogenésica del estado mórbido agudo. Se debe percibir el tipo sensible y relacionarlo con el medicamento constitucional para hacer una verdadera prescripción con el objetivo de curar al enfermo.

Los invitamos a ver el siguiente vídeo donde el Dr Raúl Gándara habla sobre el  “Enfoque neuropsicológico de los síntomas mentales en homeopatía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *